DECLARACION DE FE

 

LA TRINIDAD


Creemos en un Dios Trino que se manifiesta a través de las personas del: PADRE, HIJO y ESPIRITU SANTO (Juan 15:26) quiénes comparten entre sí mismos la eternidad, constan de la misma dignidad y tienen el mismo poder (Mateo 3:16-17).


LA BIBLIA

Creemos que la Biblia es la palabra de Dios, que ha sido verbalmente inspirada y no tiene error en sus escritos originales, siendo la única regla de fe, infalible y práctica para el Cristiano, (II Timoteo 3:16, 2da Pedro 1:12).


EL PLAN DE SALVACION

Creemos en Jesucristo, quien fue concebido del Espíritu Santo (Mateo 1:20), nacido de la Vírgen María (Lucas 1:35) cuya muerte en la cruz por la redención del pecado proveyó suficiente y completa expiación por nuestra culpa (Efesios 1:7), quien se levantó de entre los muertos para justificarnos (Romanos 4:25), ascendió al cielo, y está ahora sentado a la diestra del Padre, intercediendo por todos aquellos que vienen a Dios a través de El (Hebreos 7:25). Nuestra esperanza está en la Segunda Venida de nuestro Dios y Salvador, Jesucristo, cuando venga en Gloria (Tito 2:13) y creemos que todas las cosas tendrán que someterse a Dios a través de El (1ra de Corintios 15:25-28).


LA IGLESIA

Creemos que la verdadera Iglesia, la cuál es el cuerpo de Cristo (Efesios 1:23) se forma por medio de la obra del Espíritu Santo de Dios en aquellos individuos que creen en Cristo como su único y suficiente Salvador (Efesios 2:22), (1ra de Corintios 12:13). Creemos que la Iglesia Neo Testamentaria ha continuado, a través de congregaciones locales, las cuáles son autónomas y libres de cualquier control ú autoridad externa, como se explica claramente en las Escrituras (Hechos 14:27); y que a estos cuerpos congregacionales se les ha dado el mandato del bautismo de agua y la Cena del Señor, como testimonio público (Mateos 28:19-20: Hechos 2:41-42; 18:8 1ra Corintios 11:23-26).


EL MINISTERIO DE LOS CRISTIANOS

En base del último mandato de Cristo (Mateo 28:19-20), y reconociendo la condición perdida de todos aquellos que rehuzan aceptar el mensaje del Evangelio (Juan 3:18, 36), creemos en la urgencia de que cada Cristiano responda a la Gran Comisión de Cristo, "De tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en El crea, no se pierda más tenga vida eterna" (Juan 3:16). Por lo tanto, Maranatha, se ha dedicado a éste trabajo de ayudar a cumplir el plan de Dios en ésta época, conforme al último mandato de nuestro Salvador de "sereis mis testigos hasta lo último de la tierra", mientras usamos los medios que Dios nos hace disponible, el mensaje del Evangelio, que es "el poder de Dios para Salvación para todo aquel que en El cree (Romanos 1:16), se está llevando hasta los confines de la tierra (Hechos 1:8). También, además de evangelizarlos, estamos llevando a cabo el mandato de nuestro Señor Jesucristo de enseñar a todas las naciones (Mateos 28:20).


EL ESPIRITU SANTO

Creemos que el Espíritu Santo es la persona que constriñe de pecado, justicia y verdad; que el Cristiano se hace parte del cuerpo de Cristo por el ministerio del Espíritu Santo; el Espíritu Santo también los sella, los llena y los guía a toda verdad (Juan 16:8-11, 13; Romanos 8:9; 2da de Corintios 3:16; Efesios 1:13-14; 5:18, 1ra de Juan 2:20, 27).


LA SEGURIDAD ETERNA DEL CREYENTE

Creemos que todos los creyentes poseen seguridad eterna en Cristo (Juan 6:37-40; 10:27-30; Romanos 8:38-39; 1ra de Pedro 1:5). Sin embargo, esta posición y situación gloriosa no debe ser usada para vivir en una manera como para hacer provisión para la carne (Romanos 13:13-14; Gal 5:1; 16; Tito 2:15).


LAS DOS NATURALEZAS DEL CREYENTE

Creemos que el que ha sido salvo posee dos naturalezas, después que ha sido salvo, pero como el Cristiano ha sido lleno por el Espíritu Santo, se ha hecho provisión para que el mismo continúe en victoria total (Gal 5:16-25; Efesios 4:22-24; 1ra de Juan 3:5-9); pero no aceptamos la enseñanza de que el Creyente no pueda pecar después de aceptar a Cristo.


LA SEPARACION DEL MUNDO

Todos los Cristianos deben vivir de acuerdo al alto y glorioso llamado de Dios que ha recibido, por lo que su vida debe ser un testimonio continúo que traiga honor y gloria a El, quien pagó por nuestros pecados (Romanos 12:1-2; 2da Timoteo 3:1-5; 1ra de Juan 2:15-17).


NUESTRA ETERNIDAD

Creemos en la resurrección corporal de todos los hombres, unos salvos a vida eterna y los no salvos al juicio y castigo eterno (Mateos 25:46; Juan 5:28-29; 11:25-26; Apocalipsis 20:5-6; 12; 13). Creemos que las almas de los redimidos están ausentes del cuerpo y presentes con el Señor, mientras concientes esperan la primera resurrección, cuando el espíritu, alma y cuerpo son reunidos para ser glorificados para siempre con el Señor (Lucas 23:43; Apocalipsis 20:4-6; 2da de Cor 5:8; Filipenses 3:21-23; 1ra de Tesalonicenses 4:16-17).


LA PERSONALIDAD DE SATANAS

Creemos que Satanás es una persona creada y que como tal tendrá un fin. El es el autor del pecado y la causa de la caída del hombre en el Edén. Satán es el enemigo malo de ambos el hombre y la mujer. A el le espera el castigo eterno en el Lago de Fuego (Isaías 14:12-17; Mateos 4:2-11; Apocalipsis 20:10).